Potencial de ocurrencia de lluvias durante todo el día se espera para hoy jueves para Mérida y todo el Estado debido a la afectación del huracán “Delta”, que se encontrará al norte de la costa yucateca con rumbo al centro del Golfo de México, informó Juan Vázquez Montalvo, meteorólogo de la Uady.

La vaguada trasera o de alimentación que acompaña a este sistema, que se le conoce como “colita”, estará provocando las lluvias, añadió el experto.

Serán lluvias entre moderadas y fuertes todo el día y deben de finalizar en horas de la tarde.

Los vientos serían del sur y suroeste, con velocidades de 25 a 35 kilómetros, de los normales, indicó el meteorólogo del Comité Institucional para la Atención de los Fenómenos Meteorológicos Extremos de la Uady.

Para el día de hoy igual se espera ambiente caluroso; el cielo estará medio nublado y el viento será de sur suroeste.

Las temperaturas máximas serían de 29 a 33 grados para la costa y de 32 grados a 35 grados en el interior del Estado.

Las mínimas serán de 23 a 25 grados en el amanecer.

El ingeniero Vázquez Montalvo detalló que el huracán “Delta” se ubicaba poco antes de las 8 de la noche de ayer miércoles a 120 kilómetros al norte de Progreso, en las cercanías del Arrecife Alacranes.

Recordó que el huracán entró a tierra peninsular en las cercanías de Puerto Morelos a las 5:45 a.m. de ayer con categoría 2 en la escala Saffir-Simpson, con vientos sostenidos de 175 kilómetros por hora y rachas mayores.

A Yucatán ingreso como categoría 2 por las cercanías de Colonia Yucatán, en Tizimín, a las 8 mañana. Dos horas después, a las 10 horas, pasó al norte de Tizimín y a las 11 salió al Golfo de México en un punto cercano entre San Felipe y las bocas de Dzilam Bravo.

Explicó que cuando salió al mar en su andar comenzó a reorganizar su centro y su roce con la costa yucateca hizo que disminuya a categoría 1. Sin embargo, se estaba recuperando.

Su paso en tierra fue como categoría 2, sólo bajó de 175 a 165 kilómetros por hora sus vientos.

Las zonas oriente y noreste recibieron los impactos directos del meteoro, con vientos huracanados y lluvias de fuertes a intensas.

Las rachas máximas de viento en Mérida que se tuvieron ayer miércoles fueron de 77 kilómetros por hora.

El experto indicó que se tuvieron lluvias y viento durante el día, después de la salida del huracán al mar porque éste cuenta con un gran manto nuboso cubriendo prácticamente todo el estado de Yucatán, el norte de Campeche y norte y centro de Quintana Roo.

Las lluvias fueron importantes, recuerda.

En el observatorio de Conagua se reportó que las preicipitaciones en Mérida hasta antes de las 8 de la noche de ayer eran de 102.5 litros por metro cuadrado.

El meteorólogo recordó que se esperaba que “Delta” fuera un monstruoso huracán 5 antes de tocar tierra peninsular.

Explicó que este meteoro es un poco diferente a otros porque tenía un ojo de diámetro muy pequeño y estos huracanes por lo general se intensifican muy rápido o se debilitan muy rápido. Es una de sus características. Si encuentran condiciones se podrían fortalecer o debilitar.

“Delta” pasó de categoría 2 a 4 y casi llegó a 5. Cuando son huracanes con ojo pequeño como “Delta”, de 30 a 40 kilómetros, cambia la estructura del ojo, uno desaparece y se forma otro y cuando pasa eso queda como en “stand by”. Sigue moviéndose pero el desarrollo se detiene para que pueda hacer el cambio de ojo, explicó.

Cuando estaba haciendo el cambio de ojo el ciclón y se detuvo aproximadamente 4 horas sin intensificarse más de la categoría 4, se le empezó a meter viento cortante por el lado norte y noreste y empezó a impedir que desarrolle y se comenzó a debilitar.

Otra causa es que comenzó a jalar los remanentes de “Gamma” que estaban en la zona de Campeche y pasaron por el sur de la Península y al hacerlo jaló aire seco y se le comenzó a colar por la parte sur.

Esas situaciones hicieron que en ese momento el huracán comenzara a debilitarse, cuando se creía que sería un monstruo.

“Cuando todo perfilaba que íbamos a tener un huracán intenso y monstruoso que pudo haber provocado daños catastróficos, como en su momento “Dean”, “Gilberto” y “Wilma”, pasó todo esto, ya no sucedió y su paso por la península rápido fue benévolo prácticamente, con daños menores a los esperado”, indicó.

“Nos perdonó la vida ‘Delta’”, subrayó.

El especialista felicitó a las autoridades de Yucatán y Quintana Roo por las medidas que se implementaron ante la llegada del huracán y también a la población que se preparó para el impacto.

El ingeniero Vázquez recordó que la temporada de huracanes concluirá hasta el 30 de noviembre, por lo que “la fiesta no se ha acabado” y podrían seguir las amenazas. “Que nos sirva de lección esta vez qué hicimos bien y qué hicimos mal”, concluyó.— Claudia Ivonne Sierra Medina